La inspección por líquidos penetrantes es un ensayo no destructivo que se utiliza para detectar e identificar discontinuidades presentes en la superficie de los materiales no porosos.

Se emplea en aleaciones no ferrosas y también en materiales ferrosos cuando la inspección por partículas magnéticas es difícil de aplicar.

El proceso consiste en aplicar un líquido coloreado o fluorescente a la superficie del material a ser inspeccionado, el cual penetra en cualquier discontinuidad que pudiera existir debido al fenómeno de capilaridad.

Pasado un determinado tiempo se elimina el exceso del líquido coloreado y se aplica un revelador, el cual absorbe el líquido que ha penetrado en las discontinuidades y sobre esta capa de revelador se delinean las discontinuidades existentes.

Aplicaciones

Ventajas